Kids and the City!

Prácticamente todas las mujeres de mi generación hemos madurado envidiando y deseando la vida de las 4 protagonistas de Sex and the City, seguramente en cada grupo de amigas surgía de vez en cuando la discusión por la elección del personaje a la que cada una representaba en el grupo, y casualmente, todas (o la mayoría, siempre hay alguna Samantha…) queríamos ser Carrie.

No hace falta comenzar una descripción de las razones por las que a las mujeres nos gusta tanto esta maravillosa serie, hay tantas y son todas tan femeninas… pero al final, la base de todo, es la amistad de estas 4 chicas, las reuniones entre amigas compartiendo pensamientos, dudas, sentimientos, anhelos, básicamente, abriendo el alma. Las mujeres necesitamos a nuestras amigas, necesitamos crear un grupo de pertenencia, en el cual tengamos algo que nos una, ya sea un pasado o un presente, o simplemente un tema en común.

Sex and the city - La mejor amiga de mama

Yo vine a vivir a Vigo hace 3 años, no tenía ni una sola amiga, tan solo mi familia y un chico que comenzaba a conocer, venía por razones de una crisis personal de los 30, de una vida social muy activa en la maravillosa ciudad de Barcelona. Al llegar a Vigo me encontré con la falta de un marco social y sin una fácil manera de encontrarlo.

Y pasó el tiempo… aquel chico dejó de ser un ligue y se convirtió en mi pareja estable, y probablemente, la razón por la que me quedé en esta ciudad, y entonces llegó el embarazo… y comencé a sentir la falta de mis amigas más que nunca, deseaba fervientemente poder sentarme con ellas, muchas ya grandes expertas en el tema de la maternidad, a charlar, a contarles mis dudas, mis miedos, mis ilusiones, a escuchar sus experiencias, sus consejos, sus éxitos, pero no lo tenía, todas estaban lejos, y aunque agradezco la existencia del whatsapp, es un medio que ayuda pero no salva, me sentía como Carrie Bradshaw cuando estando en París se para frente a una cafetería a observar a un grupo de amigas riendo.

carrie en Paris - La mejor amiga de mama

Entonces comencé la búsqueda de un lugar en donde podría encontrarme con otras chicas que estén pasando por el mismo momento que yo y poder compartir, de alguna manera, esta experiencia cara a cara, y así descubrí La Flauta Mágica: Centro de estimulación infantil y prenatal. Por supuesto que mi excusa era ir a hacer ejercicio durante el embarazo, pero la razón de fondo era suplir un poco aquello que me faltaba: un grupo de mujeres con quien compartir un interés en común.

Esas dos horas a la semana (una para pilates y otra para piscina) me permitían poder hablar del único tema que me interesaba: mi embarazo; probablemente la mayoría de ellas solo iban a hacer ejercicio y hablar del embarazo era secundario, pero como a las mujeres nos gusta tanto hablar, no importaba que esa no fuera la razón principal. Creo que tanto ir a La Flauta como el posterior curso pre-parto fueron grandes compañeros durante la etapa del embarazo, que lograron, sin llegar a suplir, tapar un poco las ausencias.

En: charhadas.com
En: charhadas.com

Al final, “Sex and the City” nos fascina por su glamour, por su vestuario, sus experiencias, por vivir en NY, pero esto no es lo que nos identifica con esas mujeres (lamentablemente), lo que realmente nos identifica es el acto de compartir con otras mujeres que viven lo mismo que nosotras, sea el tema que sea, y no hay razón más fuerte que una a una mujer con otra que los hijos; el ser mamá provoca que cualquier otra mamá sea una especie de espejo, un sentimiento de unión y solidaridad cercano a una familia, una especie de comunidad, principalmente con aquellas madres con hijos en edades similares a los nuestros, no os pasa que cuando estáis de paseo con vuestros hijos en los cochecitos, intercambiáis sonrisas con madres en igual situación? A mi me pasa, yo veo a la madre y ya hay algo que me une, no es nacionalidad, ni religión, ni equipo de fútbol, es la condición de madre.

En: enfemenino.com
En: enfemenino.com

Y cuál es el tema del que más nos gusta hablar? de nuestros hijos; en lugar de sentarnos a charlar con una copa de vino del chico que conocimos anoche, nos bebemos algún refresco sin alcohol contando las nuevas hazañas de nuestro bebé, en lugar de tomarnos un café fuerte para apaciguar la resaca provocada por una noche de fiesta, nos conformamos con nuestro descafeinado intentando que nos despierte después de una noche que nuestro hijo no nos dejó dormir, sin embargo, la base es la misma, hay algo que tenemos en común que produce que nos sintamos cercanas y disfrutemos de la compañía de la otra porque tenemos algo que nos une.

Y tal como me decía mi madre, porque las madres siempre son más sabias, mi vida social en Vigo floreció con el nacimiento de Mar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s