El simple privilegio de la seguridad

Me he abstenido de escribir y compartir noticias y mensajes acerca de esta nueva y enorme escalada de violencia entre Israel y Palestina hasta hoy, me he abstenido porque es muy difícil opinar desde lejos, me he abstenido porque desde que existe Facebook y en éste tenemos amigos de diferentes tipos y como es tan fácil y tan legítimo emitir opiniones, me he dado cuenta que es muy difícil explicar mi opinión al respecto y que aquellas personas lejanas al conflicto y que sin embargo, manifiestan su opinión abiertamente, lo sepan entender, me he abstenido porque quise evitar peleas… pero anoche he decidido dejar de abstenerme, mientras mi madre me contaba que una de mis amigas más especiales, de aquellas que conoces desde tu nacimiento y que a pesar de la distancia y el tiempo siempre llevas en tu corazón, está embarazada, espera una niña y después de mantener un tiempo de reposo, finalmente ayer le han dado la feliz noticia que su embarazo está bien, luego de semanas en reposo decidió salir de su casa a tomar un café y al poco de sentarse, las sirenas sonaron y tuvo que buscar resguardo en pocos segundos, en ese momento giré mi cabeza y vi a mi pequeña durmiendo plácidamente en su cama y con lagrimas en mis ojos agradecí que pueda dormir así toda la noche, sin temer por su seguridad.

Yo nací en Israel, nací en el kibutz Ein Hashlosha que se encuentra en el límite con la franja de Gaza, ese kibutz que vive actualmente sobre túneles creados por Hamas para atentar contra la población israelí, ese kibutz que hace pocos años mataron a un chico que trabajaba en los campos, ese kibutz en que sus niños tienen que jugar en los refugios y los ancianos, idealistas fundadores de él, no son capaces de llegar al refugio en los segundos de advertencia.

Me fui muy pequeña del kibutz, pero siempre pensé y desde que soy madre y escucho la experiencia de mi mamá como madre en el kibutz, lo pienso aún más, no hay sitio más ideal para criar y crecer que un kibutz (recomiendo a aquellos que no sepáis lo que es, que lo investiguéis ya que es un tipo de sociedad única en el mundo). Pensar que esa sociedad tan ideal para niños puede ser ahora un lugar de extremo peligro…

A mí también se me llenan los ojos de lagrimas cuando veo la imagen de los niños palestinos muertos, también se me encoge el corazón cuando escucho los noticieros y veo las imágenes atroces de la vida de las inocentes familias palestinas, no es justo para ellos, no es justo para un niño nacer en esas condiciones, al igual que no es justo para un niño israelí temblar de miedo con cada misil que tiran desde Gaza y no poder salir de su casa porque han entrado terroristas a los alrededores, no es justo para una madre palestina coger en brazos a su pequeño hijo muerto en un bombardeo, como tampoco es justo para una madre israelí tener que tirarse encima de su hija para protegerla con su propio cuerpo de un misil, nada de esto es justo.

Ningún lado tiene más derecho que el otro, ningún niño tiene mayor derecho a crecer que el otro, pero el niño que nació en Israel tiene más suerte, y no tiene solo más suerte porque vive en un país desarrollado, más rico y en mejores condiciones, tiene más suerte porque un país entero lo protege, porque la vida de un solo niño vale lo mismo que la de todo un pueblo y lamentablemente, esa suerte no la tiene el niño palestino.

Sé que todas las personas tienen derecho a expresarse y emitir su opinión, pero creo que aquellas personas a las que este conflicto les queda tan lejos, que no hay nada que les una ni física ni emocionalmente, esas personas que llaman asesino a Israel y comparan al “sionismo” (que además creo que deberían aprender el significado del sionismo) con el nazismo, esas personas que hablan mucho pero que no hacen nada para ayudar al pueblo que tanto defienden, esas personas deberían informarse un poco más acerca de la realidad de este horrible conflicto.

Yo escribo ahora con lagrimas en mis ojos y el corazón encogido, pero yo se que llegaré a mi casa y podré jugar por horas con mi hija, se que podré llevarla al parque y a la playa este fin de semana, se que podré dormir tranquila en mi habitación mientras ella duerme en la suya y que al despertar me otorgará una sonrisa… las madres palestinas e israelíes no tienen este simple privilegio.

 

Anuncios

4 comentarios en “El simple privilegio de la seguridad”

  1. Querida Avi, no puedo parar de llorar. Te felicito por haber escrito lo que escribiste. Me encantaria escribir tambien mi opinion pero hoy estoy muy triste y las palabras no salen de mi corazon, solo lagrimas. Yo uruguaya judia vivo hoy en jerusalem…. Y orgullosa de vivir en este pais! En mi tierra wue sabe protegerme y cuidarme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s